¿Racismo o clasismo?

Posted on septiembre 14, 2012

0



Ya sé que no suelo escribir mucho y que la pereza me puede; pero cuando varios amigos te animan y sobre todo cuando una mujer por la que sientes cierto interés te lo pide, las cosas cambian y aquí vuelvo a contar historias o historietas, según se miren.

En estas semanas llegan a Madrid cientos de estudiantes de intercambio, muchos desde el otro lado del Atlántico. Yo, como soy un poco pesado, me empeño en seguirlos y entrar en su círculo de amistades para sentirme su guía local. ‘Sacándoles plática’ consigo averiguar que entre sus conocimientos o estereotipos de España, comentan el tema del racismo de los españoles y los problemas con los inmigrantes latinoamericanos. Aun saliendo en defensa de mi país y sus gentes, no les puedo decir que en España no hay racismo, pues la sociedad que vivo día a día sí muestra ciertos signos de discriminación racial, que en realidad esconden el histórico problema de la discriminación por clase social.

Una estudiante boliviana, guapa, bien vestida, educada, formada y capaz de argumentar opiniones e iniciar una charla sobre política, lejos de defender los intereses de los bolivianos afincados en España, me comenta que entiende perfectamente que la gente sea racista con ellos, pues “vienen a quitar el trabajo a los españoles”. Además, me explica que odia a Evo Morales y critica la situación de injusticia que vive la población no indígena (a la que ella pertenece) en Bolivia desde que llegó al poder este señor indígena que apenas recibió una educación básica y que además viste un jersey muy feo. Él defiende los derechos de los indígenas que son la mayoría y va en contra del resto de bolivianos no indígenas. Da la casualidad que esa mayoría indígena apenas tiene acceso a una educación de calidad y a servicios básicos, mientras que la minoría que sufre la injusticia de Evo se permite enviar a sus hijos a estudiar al extranjero.

A parte del tema Evo Morales, sus argumentos ofensivos contra los inmigrantes latinos se me hicieron muy similares a los que puedo escuchar hablando con algunos españoles a los que yo considero racistas. Entonces… Dudas que tengo… ¿Puede ser alguien racista contra su propio pueblo? ¿Es verdad que la sociedad española tiene un problema con los bolivianos? Estoy casi seguro que nadie en este país discriminará a esta estudiante por su condición de extranjera. Su ropa, su educación e, incluso el tono de su piel muestran que supera el nivel mínimo tolerable para un ciudadano de clase media que no quiere mezclarse con los bajos fondos. Ella no ha venido a quitarme el trabajo, sino a recibir la educación de excelencia que sostiene nuestro sistema, así que probablemente disfrute de los halagos y la amabilidad española y vuelva a casa con un lindo recuerdo. De hecho, su nacionalidad boliviana pasará desapercibida.

En definitiva, la conversación me hizo replantearme un tema que está muy de moda ahora que el Gobierno español ha decidido que los inmigrantes ilegales se paguen ellos la sanidad con sus ahorros para que dejen de aprovecharse del sistema y así solucionemos la gran crisis económica que está hundiendo a nuestros bancos. Bajo mi punto de vista, el racismo es en su mayoría aplicable a la discriminación del rico al pobre; no es otra cosa que el miedo a que los extranjeros pobres lleguen a España y puedan vivir mejor a consta de que yo viva peor. De hecho, dudo mucho que se llegue a considerar racismo el odio que está apareciendo en España hacia Alemania por su condición de primera potencia europea.

Comparto una frase de Twitter que me hizo pensar muchas cosas:

“Gente millonaria le paga a gente rica para que le diga a la clase media que la culpa es de la gente pobre”

Anuncios
Posted in: Opinión